Curso urgente de teoría del Estado (9)

La capacidad de que el Estado obtenga obediencia a sus mandatos no procede exclusivamente de los aparatos administrativos (leyes, jueces, policías, redes clientelares, recompensas simbólicas), sino que se extienden de manera amplia por la sociedad, en especial a través de los centros encargados de sistematizar la lectura compartida del orden social, esto es, escuela, iglesia, medios de comunicación y universidad.

El Estado va a operar favoreciendo a estos ámbitos afines a su lógica (donde la clase es, cuando menos, condición necesaria) frente a cualquier otro espacio social que reclame autonomía e independencia. Así, el aparato estatal apoya a una iglesia -la católica en este caso- frente a otras o frente a la reclamación ciudadana de laicismo y aconfesionalidad; sostiene a una escuela que reproduzca las diferencias sociales y cree una ciudadanía acrítica -la escuela concertada-; financia unos medios de comunicación que presentan su interpretación de las cosas como la única posible o sobresatura de información paralela para emborronar el análisis; y, finalmente, en la cúspide del aparato intelectual (donde habita la gente que tiene como profesión la función de intelectual), busca sustituir a la universidad pública, centro potencial de producción de pensamiento crítico y emancipatorio, por universidades que, de diferentes maneras y en diferentes grados, van construyendo un “sentido común” con sus propuestas ideológicas, hasta llegar a presentar propuestas extremas y excluyentes -el fascismo- como una opción política más.

Al final, el Estado, a través de su financiación, apoya a universidades privadas, ligadas a la iglesia católica, apoyadas por los medios de la derecha que legitiman al fascismo y lo presentan con rasgos de heroicidad. En conclusión, la lucha por un modelo de universidad u otro, es directamente la lucha por un modelo u otro de democracia.

El CEU San Pablo acoge un homenaje a los soldados de la División azul
www.interviu.es
Tras recibir subvenciones que suman casi 80.000 euros en los últimos diez años, la Fundación División Azul celebra un congreso que reivindicará la memoria de los soldados españoles que mataron y murieron junto a los nazis…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *