Curso urgente de teoría del Estado (10)

Los partidos forman parte de un cártel cuyas férreas reglas de funcionamiento marcan quién está dentro y quién fuera de la “democracia”. La principal regla tiene que ver con que ya no te financian los militantes, sino el Estado y los bancos (sin olvidar que el Estado, al menos desde el final de la segunda guerra mundial, se financia igualmente con déficit). Los militantes ya no construyen la ideología del partido, algo que corresponde los funcionarios del partido que gestionan las formaciones como empresas, más atentas a no poner en riesgo los empleos que a cambiar el sistema.

De la misma manera, lo relevante para gobernar no es tener detrás sindicatos, sino medios de comunicación, que sustituyen la ideología por un sentido común mercantilizado que se presenta como “opinión pública”. Medios de comunicación ligados igualmente a la estructura económica financiera. La conclusión es que es imposible que ninguna solución a la crisis bancaria venga de los que dependen precisamente de esa estructura bancaria. Rescate bancario, nuevos avales, privatización de cajas, son todas medidas tomadas por una clase política deudora del sector financiero. En Estados Unidos y en España, con el Partido Demócrata y el Partido Republicano o con el PSOE y el PP, con el PNV o con CiU.

El deseo de que la alternancia solvente los problemas está a la altura de esperar que el león hambriento no te coma. Como si estuviera en su voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *